• jerneuquen

Me miró con ojos de amor

Por Mariela Guzmán.

Una mañana abrí el sobre con una noticia que cambiaría mi vida para siempre, era la biopsia de un estudio.

Recuerdo llorar hasta mas no poder; tenía cáncer. Quizás la palabra era fuerte pero no tanto como lo que Dios haría en mi vida, pensé que se acababa el mundo, pero ahí estaba Él, mirándome con sus ojos de amor y diciéndome: “aquí estoy”.

Todo giraba a mi alrededor, todos corrían, sinceramente no entendía nada. Mi doctor me dijo: “hay que operar y pronto, pero tenés algo a tu favor: tenés a Dios de tu parte”.

Todo comenzó: análisis, tomografía, centellograma, resonancia, etc. Debía operarme, nada fue fácil, pero sabía que estaba en las manos de Dios, sentía las oraciones de todos aquellos que me conocían y me daban fuerza y mucha paz.

Llego el día de la operación, pero aquí no terminaría todo.

Era solo el comienzo, tuvieron que hacerme quimioterapia.

Esto me descomponía varios días. Después, comenzó a caerse mi cabello, pero ahí estaba Dios; en los ojos de mi madre, en mis amigos, en mi familia a lo lejos, en cada médico y pensaba ¿por qué a mí?, y Dios me dijo ¿por qué no? ¿Quién era yo para no pasar por algo así?

Después siguió la radioterapia, y en todo momento Dios estuvo allí,”… como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé”

(Josué 1: 5)

Dios me sano y… ¿si tengo miedo que vuelva? Si, es una posibilidad, pero Él estará allí, mi Dios, mi Salvador, mi Sanador, siempre a mi lado mirándome con sus ojos de amor.

Él nunca me dejará y yo tampoco a Él.


402 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo