• jerneuquen

BERRINCHES

Actualizado: 26 de jul de 2019

Nati Gomez

Con apenas dos niños menores de dos años, no puedo hablar de maternidad como una experta. Pero hay unas pequeñas cosas que estoy aprendiendo.

Mi hijo más grande está pasando por una etapa denominada “los terribles dos años”. El título asusta, pero tiene que ver con un tiempo en el que los niños adquieren más autonomía y recurren a las estrategias más desesperantes para llamar la atención de los padres: llorar, berrinches, gritos y, en el peor de los casos, ¡todas esas juntas!.

Debo confesar que cuando estamos en algún lugar público y mi hijo empieza a llorar o gritar, el primer instinto es intentar disimular que soy su madre (jaja). El segundo e inmediato instinto, es tratar que haga silencio (más por los demás que por mí). Y el tercero (que debería ser el primero) es entender que sus gritos son sólo una expresión de algo que le pasa. Pienso en que necesita ser consolado para después, cuando esté calmado, explicarle, enseñarle, hablarle.

Pero en el momento de necesidad, de clamor, necesita de mí como mamá, no como psicóloga, no como maestra sino como mamá.

Hay algo que los berrinches me enseñan sobre la relación padre/madre e hijo: es imposible que los gritos pasen desapercibidos para un padre.

La Biblia nos enseña que “clamemos a Dios”. Clamar viene de la palabra hebrea Cará, que significa insistir sin desistir. Dios le dijo a Jeremías, clama a mí, insiste sin desistir ante mí, y yo te responderé.

El clamor viene de la profunda necesidad. Nace de la desesperación. Surge de la crisis.

Dios nos alienta a clamar, a gritar, a llorar, a expresarnos. Es atraerlo a Él hacía mí. Es llamarlo para manifestarle nuestra necesidad.

Y nuestro Padre Celestial, que es tierno, amoroso y muy sensible a nosotros, nos promete respuestas. Nos asegura que nos va a mostrar cosas grandes y ocultas que no conocemos.

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” Jeremías 33:3

“Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré.” Salmos 91:15

304 vistas

Iglesia Bautista "Jesús es Rey"

Roca 445 (8300) Neuquén Capital

Tel:  0299 4649307

secretaria@jesusesrey.org.ar

¡SEGUINOS EN NUESTRAS

REDES SOCIALES!

  • YouTube Social  Icon

@JesusesreyNqn

 

   @JesusEsReyNQN

pastorhugomarquez

jesusesreyneuquen